Montehermoso Cultural

Montehermoso Cultural

miércoles, 13 de enero de 2010

Datos Historicos de Montehermoso




CATASTRO DE LA ENSENADA

A la trigesimosegunda pregunta dijeron que en este pueblo hay un medico que lo es Alonso Vicente Cano Agraz, al que le produce su empleo, según los ajustes que tiene hecho con el pueblo, incluso el alquiler de la casa que se le da de concejo, tres mil trescientos ochenta reales vellón.

Un cirujano-barbero juntamente, que lo es Bernardo Hernández, a quien le vale su oficio, según el ajuste hecho con los vecinos cuatro mil reales vellón y que mantiene por aprendices del mismo a Roque Hernández, su hijo, y a Tomás Clemente, a cada uno de los cuales consideran de utilidad quinientos cincuenta reales vellón que van refundidos en el salario de su maestro, pues tiene obligación de tener oficiales para afeitar y sangrar.

Y asimismo un boticario, que lo es Francisco Galindo, a quien consideran de utilidad por su oficio en cada un año dos mil reales vellón.

Asimismo hay dos escribanos de hechos, que lo son José Morcillo Sánchez y Roque Francisco López, a cada uno de los cuales consideran le vale su empleo por razón de situados en Propios, alhóndiga, saca de libros, gremio de labradores, viñas, inventarios y otros diferentes gajes de sus oficios que en todo suelen partir igualmente, mil reales vellón y por ser ambos notarios apostólicos consideran a cada uno sesenta reales vellón.

Que hay dos tenderos de buhonería y mercería, que lo son Damián Iglesias, a quien no obstante de ser labrador, le consideran de utilidad en cada un año ochocientos reales vellón, pues tiene en casa la tienda, y Francisco de Silva, a quien solo le consideran de utilidad cuatrocientos reales vellón, por su corto caudal y pobreza con que vive.

Que hay cuatro arrieros, a cada uno de los cuales, con respecto al poco tráfico que tienen, que apenas se les puede dar este oficio, porque alguno de ellos trafica con una menor, le consideran de utilidad lo siguiente: a Esteban Roque Rodríguez ochocientos reales vellón, a Pedro Carpintero setecientos cincuenta reales vellón, a Francisco Rodríguez de López, setecientos reales vellón y a Francisco Granado, mozo soltero que habita con su madre sólo trescientos reales vellón.

Hay dos cereros, que uno es Sebastián Aparicio, al que le consideran mil reales vellón y el otro es Joaquín Morcillo al que por su menor caudal y ser tejedor consideran solamente trescientos reales vellón.

Hay tres capaceros que lo son Andrés Sánchez Pérez, Diego Sánchez e Isidro Gil del Ejido, a cada uno de los cuales, porque solo trabajan en el año a temporadas, consideran de utilidad seiscientos reales vellón.

Hay un maestro de niños que lo es Domingo de Gutiérrez, que su empleo le vale cuatrocientos reales vellón, que se le dan de Propios.

Hay una ayuda de sacristía, que lo es Francisco Gutiérrez, al que le consideran de utilidad trescientos reales vellón, que van refundidos en la cantidad que por mayor valen la tenencia de sacristán, que goza don Andrés Gutiérrez, su tío.

Que hay dos terceros recogedores de diezmos que lo son José Morcillo de Sanz y Juan Domínguez de Martín, a cada uno de los cuales resulta de utilidad, según el quinquenio, ochocientos setenta y un reales y veinticinco maravedíes, a que se remiten a la veintena que le corresponde de todos los diezmos y primicias.

Asimismo a Bonifacio Garrido le corresponde de situado por depositario de alhóndiga noventa reales vellón.

A Joaquín Morcillo, fiel nombrado para las visitas de pesos y medidas y del abasto del vino, por los derechos que percibe de los forasteros que vienen a vender cualesquiera género, le consideran de utilidad, además de los cincuenta y cuatro reales que le paga el fielazgo de Galisteo, cincuenta reales vellón.

A don Fernando Márquez, administrador de la Real Aduana y estanco del tabaco de este pueblo, y que así mismo lo es de once lugares que tiene anejos a su partido, consideran le vale anualmente por razón de situado y todos los emolumentos tres mil reales vellón.

A la trigesimotercera dijeron que los oficios y ocupaciones de artes mecánicas que hay en este pueblo son los siguientes: hay un herrador y albeitar que lo es Juan Aparicio, a quien le consideran de utilidad en cada un día de los que se ocupa en sus oficios cinco reales vellón.

Hay seis carpinteros y dos oficiales que los son: Andrés Clemente de Bueno, Alonso Alcón de Martín, Diego Domínguez de Gómez, Francisco Alcón de Mateos, José Domínguez de Pulido y Martín Domínguez de Miranda, y los oficiales Juan Alcón hijo de Alonso y Ramón Rodríguez hijo de Diego, a cada uno de los cuales consideran de salario en cada día por su oficio seis reales vellón y a cada oficial tres reales vellón.

Que hay cuatro albañiles y canteros que lo son: Juan González de Escobedo, Juan Eugenio, Juan de Salcedo y Julián Granados de Alonso, a cada uno de los cuales consideran de utilidad por cada día de los que se ocupa en su oficio cinco reales vellón.

Asimismo hay cinco zapateros que lo son: Juan Hernández de Esteban, Juan Garrido de Morcillo, Juan Galindo de Rodríguez, Manuel Hernández de Esteban y Francisco Sanz, a cada uno de los cuales consideran de salario por cada día de los que se ocupa en sus oficios cuatro reales vellón.

Hay dos albarderos que lo son: Sebastián Valle y Manuel Julián de Panchuelo, a quienes consideran de salario en cada un día por su oficio cuatro reales vellón.

Y que asimismo hay veintidós herreros y tres oficiales que lo son: Andrés Hernández de Hernández, Ambrosio Clemente, Domingo Clemente de Domínguez, Domingo Clemente de Gutiérrez, Domingo Ruano, Francisco Iglesias de Clemente, Francisco Ruano de Clemente, Gabriel Clemente de Gómez, José Domínguez de López, Gabriel Clemente de Clemente, Juan Domínguez de Martín, Juan Clemente de Lorenzo, José López de Martín, Juan Bueno de Clemente, Gabriel Clemente de González, Juan Clemente de Azabache, Miguel Clemente de García, Melchor Iglesias de López, Pablo Hernández de Carpintero, Pedro Ruano de Rodríguez, Pedro Clemente de Clemente y Santiago Domínguez de Bezona, a cada uno de los cuales consideran de salario en cada un día por su oficio cuatro reales vellón; y los oficiales son Francisco Bueno hijo de Juan, José Clemente, hijo de Ambrosio y Manuel Iglesias hijo de Melchor, a cada uno de los cuales consideran de salario cada día dos reales vellón.

Que hay 23 tejedores de lienzos que los son: Alonso González de Lorenzo, Alonso Pulido, Andrés Morcillo, Bernardo Galindo, Carlos Carpintero de Iglesias, Domingo Rodríguez de Pulido, Francisco García de Retortillo, Gabriel Ruano de Francisco, Juan Domínguez de Iglesias, Gabriel Martín de Pulido, Joaquín Morcillo, Juan González de Hernández, Martín Gutiérrez de Pulido, Manuel Pulido de Martín, Martín González de la Sierra, Mateo Corredor de Clemente, Martín Domínguez Pulido, Juan Mahillo, Narciso Morcillo, Pedro Martín Martín, Roque Alcón, Sebastián Carpintero y Santiago Carpintero, a cada uno de los cuales consideran de utilidad en cada un día de los de su oficio tres reales vellón.

Que hay 12 sastres y lo son: Andrés Lorenzo de Clemente, Francisco Sánchez de Hernández, Francisco Carpintero de Fuentes, Francisco Clemente de Clemente, Francisco Sánchez de Alcón, Francisco Alcón de González, Gabriel Carpintero de Garrido, Miguel Toribio de Gutiérrez, Lorenzo Clemente, Pedro Alcón de Martín, Pedro Alcón de Garrido y Martín Hernández, hijo de Antonio Hernández de Lucas, cuyos salarios diarios por sus oficios consideran en tres reales vellón.

Que hay tres hortelanos que son: Antonio Gómez de Hernández, Gabriel Quijada de Quijada y Juan Martín de Brozas, cuyos productos van referidos en las huertas donde se emplean, aunque están fuera del término, pues solo la de Tremadales, como dicho es, existe en él.

Que asimismo hay 11 molineros que lo son: Alejandro González de Pulido, Francisco Quijada de González, Francisco Sánchez de Nieto, Francisco Galindo de Ruano, Gabriel Manzano, José González de Gutiérrez, Juan González Álvarez, Manuel González de Brozas, Santiago Garrido de González y Martín Galindo de Iglesias, a quienes va considerado sus productos y utilidad en los molinos de este pueblo y los del río Alagón, asimismo a vecinos de él correspondientes a la socampana de Valdeobispo.

Asimismo dijeron que siete de los sastres y algunos vecinos, que tienen la industria y oficios de tamborileros, cuyo producto respecto a las salidas y partidas que cada uno suele tener consideran en esta forma: A Mateos Hernández doscientos reales vellón, a Anaces Morcillo otros doscientos reales vellón, a Alonso Iglesias cien reales vellón, a Francisco Carpintero de Fuentes cuatrocientos reales vellón, a Francisco Sánchez de Alcón, cuatrocientos reales vellón, a Francisco Alcón de González doscientos reales vellón, a Gabriel Carpintero Garrido seiscientos reales vellón, a Gabriel Morcillo Hernández cuatrocientos reales vellón, a Pedro Alcón de Martín doscientos reales vellón, a Manuel Toribio de Gutiérrez cuatrocientos reales vellón, a Pedro Alcón de Garrido trescientos reales vellón y que no hacen memoria de más oficios respecto a lo que la pregunta refiere.

A la trigesimocuarta dijeron que no hay entre los artistas que haga prevención de materiales para vender a los demás y que solo hay tres personas que tienen el trato y comercio de fabricar cuerdas y cordobanes en sus tenerías, como lo tienen declarado en la pregunta diecisiete, que lo son: Francisco Galindo, Gabriel Galindo y Joaquín López, a cada uno de los cuales consideran de utilidad por esta razón, según el caudal con que cada uno comercia, en esta forma: A Gabriel Galindo dos mil trescientos reales vellón, a Francisco Galindo dos mil reales vellón y a Joaquín López sólo quinientos reales vellón, y que no conocen persona alguna que entre en arrendamientos, ni goce en este pueblo de otras utilidades que la pregunta hace mención.

A la trigesimoquinta dijeron que habrá en este pueblo cien jornaleros, doscientos labradores, un operario de labor, que lo es Francisco Clemente de Hernández, cuarenta mozos de labor y zagales de labor veinte, y asimismo mayorales de ganado y rabadanes cuarenta y zagales de ganado cuarenta; y que éstos son los empleos y de años regulares, de los más de este pueblo.

Y el jornal diario producto y utilidad al año de cada una de las clases que van mencionadas lo consideran de esta forma:

A cada jornalero, computadas unas jornadas con otras en el año, consideran tres reales vellón por cada día que se emplean.

Y cada labrador, hecha la misma consideración de las temporadas que trabajan en su oficio, y porque todos trabajan solamente para sí, consideran su jornal diario en cuatro reales vellón.

A cada mozo de labor de los que tienen dieciocho años consideran de utilidad en salario de soldada, comida y demás derechuras setecientos reales vellón.

Y cada zagal de labor, que son los que no llegan a dieciocho años, le consideran por la misma razón cuatrocientos reales vellón.

Y en la misma conformidad, a cada operador de labor y mayorales de ganado, le consideran de utilidad en salario, comida y demás derechuras de soldadas ochocientos reales vellón.

A cada rabadán seiscientos reales vellón y a cada zagal de ganado cuatrocientos reales vellón.

A la trigesimosexta dijeron que hay muchas personas que aunque tenga alguna alhajita se mantienen con bastante miseria, como viudas, algunos imposibilitados y tres ciegos y que no pueden hacer memoria fija, hasta que se haga consideración por las relaciones de cada uno.

A la trigesimoséptima dijeron que en este pueblo solo hay siete personas que tienen el oficio de pescadores en el río Alagón y tres, aunque tienen otros oficios, suelen también, en alguna ocasión ir a pescar, y hecha consideración de lo que cada uno pueda pescar, resulta la utilidad regulada de esta forma:

A Alonso Iglesias quinientos reales vellón, a Domingo Martín de Pulido quinientos reales vellón, a Domingo Morcillo Alcón setecientos reales vellón, a Domingo Gutiérrez setecientos reales vellón, a Domingo Iglesias de Figueroa ochocientos reales vellón, a Gabriel Morcillo de Blasco setecientos reales vellón, a Juan Garrido de Garrido ochocientos reales vellón y a Pedro Clemente de González setecientos reales vellón, y a los tres que se les considera por industria de esta forma: a Gabriel Martín Ruano cincuenta reales vellón, a Gabriel Ruano de Francisco sesenta reales vellón y a José González de Gutiérrez cincuenta reales vellón, que son las utilidades que hay en este pueblo con respecto a la pregunta.

A la trigesimoctava dijeron que en este pueblo hay seis sacerdotes que son: don Luis Pies de Valbuena, cura teniente, don Andrés Gutiérrez, teniente de sacristía, don Santiago Gutiérrez, don Lorenzo Clemente, don Roque Francisco López y don Esteban Domínguez y ordenado de menores sólo Martín Clemente.

A la trigesimonovena dijeron que no hay convento alguno.

A la cuadragésima dijeron que en este pueblo, además de las rentas patrimoniales que van declaradas y generales del tabaco, tiene Su Majestad, que Dios goce, la de la pólvora, munición, y demás agregadas aduanas que administra don Fernando Márquez, y la del cuarto de libra del jabón blando, del que es recaudador don Francisco Caballero Ramos, vecino de la ciudad de Plasencia, y que ignoran cuanto puede valer cada una respectiva, y asimismo la sal en que se halla encabezado con doscientas cincuenta y ocho fanegas que a cincuenta reales cada una importan un total de doce mil novecientos reales vellón que se pagan anualmente en tres tercias y pagas iguales a don Lucas de la Concha, su recaudador en la ciudad de Plasencia.

Que es cuanto saben y pueden decir en razón del contenido que previene el interrogatorio letra A de la Real Instrucción que han tenido presente; y todo ello la verdad, so cargo de sus juramentos hechos, en los que se afirman y ratifican, siéndoles leídas sus disposiciones, y que dijeron ser todos mayores de veinticinco años, los que firmaron los que saben y por los que no un testigo a su ruego con su mxd derecho.

Juez Subdelegado en Montehermoso en veintiséis días del mes de diciembre del año 1752 y de ellos yo, el escribano, doy fe.

Firmas.

ARCHIVO GENERAL DE SIMANCAS
Dirección General de Rentas
Primera Remesa.
Legajo nº 145.

CATASTRO DE ENSENADA
(1.752)

RESUMEN DE LAS RESPUESTAS DE MONTEHERMOSO.

Fecha: 11 de Diciembre de 1752.

Declararon que Montehermoso era aldea del Señorío de Galisteo, perteneciente al duque del Arco, el cual recibía, como tal Señor, los impuestos denominados alcábalas, tercias reales, y bienes mostrencos cuadrúpedos.

Las especies de árboles existentes en el término eran: perales, granados, ciruelo de diferentes géneros, parras y algunas higueras, olivos, encinas, alcornoques y robles.

La extensión del término era de 9.000 fanegadas de tierra de siete mil varas castellanas cuadradas. La fanegada era la extensión en la que se sembraba una fanega de trigo.

En Montehermoso se recogían las especies de trigo, cebada, centeno, garbanzo, linaza, lino, vino, aceite, algunos frutos, bellotas y pastos.

Pagaban los impuestos de diezmos, primicias y Voto de Santiago Apóstol.

El diezmo ascendía anualmente a doscientos setenta y cinco fanegas de trigo, cuatrocientas veinte fanegas de centeno y solo siete fanegas de cebada, y otras cantidades más que en total ascendían a veintiséis mil cuarenta reales vellón.

Las primicias ascendían anualmente a doscientas dieciséis fanegas de trigo, ciento noventa y ocho de centeno, veinticuatro de cebada y veinticuatro arrobas de mosto, las que apreciadas con el lino ascenderían sus valores a seis mil setecientos quince reales vellón.

Y el Voto de Santiago ascendía a cincuenta y cuatro fanegas de trigo y tres de centeno ascendiendo sus valores a mil cien reales vellón.

Había en el pueblo cinco lagares de aceite, uno de cera, nueve molinos harineros, uno de ellos arruinado, y un batán de paños.

En Montehermoso había un total de ochocientas colmenas.

Las especies de ganados que se criaban en el pueblo eran bueyes, vacas, ovejas, cabras, cerdos, algunas yeguas y burras.

Esta población tendría un total de quinientos cincuenta vecinos, incluidas las viudas y menores.

En Montehermoso había quinientas cincuenta casas todas habitables, cien que servían de lagares y techado para bueyes y demás ganados y que sólo se encontraban dos solares arruinados.

Había un horno de cocer tejas en la dehesa boyal, una carnicería, una alhóndiga, una taberna con dos puertas, una tienda de pescado que se llamaba abacería, un abastecedor de carne, un fabricante de jabón, dos mesones y muchos hornos de cocer pan, dos hospitales, dos tenderos de buhonería y mercería, un estanco de tabaco.

Había un maestro de niños, un médico, un cirujano barbero con dos aprendices, un boticario, dos escribanos, cuatro arrieros, dos cereros, tres capaceros, un sacristán, un herrador y albeitar (veterinario), seis carpinteros con dos oficiales, cuatro albañiles canteros, cinco zapateros, dos albarderos, veintidós herreros con tres oficiales, veintitrés tejedores de lienzos, doce sastres, tres hortelanos, once molineros, tres personas que fabricaban y vendían cuerdas y cordobanes, cien jornaleros, doscientos labradores, un operario de labor, cuarenta mozos de labor, veinte zagales de labor, cuarenta rabadanes, mayorales de ganados y siete personas que tenían el oficio de pescadores en el río Alagón.

Se efectuaba la Romería de Nuestra Señora de Valdefuentes.

Pagaban además de los impuestos señalados los denominados sisas, millones y fiel medidor, cientos antiguos y renovados, servicio ordinario y extraordinario y utensilios, del tabaco, de la pólvora, munición, y demás agregadas aduanas, el del cuarto de libra del jabón blando, y el de la sal.

En el pueblo había seis sacerdotes.

Montehermoso: Imágenes para la historia

Montehermoso: Imágenes para la historia

Centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla

Centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla

Historias, leyendas y anécdotas de Montehermoso

Historias, leyendas y anécdotas de Montehermoso

Enlace al Blog Montehermoso Natural

Enlace al Blog Montehermoso Natural
Educación Ambiental, Fauna y Flora, Medio Ambiente, Naturaleza, Ornitológia, Senderismo y Voluntariado Ambiental

Montehermoso Natural Sitio web en Facebook

Flora, Fauna y Aves

El Tiempo en Montehermoso

Buscador de artículos